MARIO E. ALESSANDRINI

 

Al lector:

sólo se crece y aprende con la crítica y ayuda de todos; espero la suya en el Tel. (0341) 4912833 o por correo a Figueroa Alcorta 39, Capitán Bermúdez, (C.P. 2154) Pcia. de Santa Fe. Correo Electrónico : apulmon@altavista.net

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SENTIMIENTO NACIONAL

DE IDENTIDAD

 

Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723

Derechos registrados por : Mario E. Alessandrini

Capitán Bermúdez (Santa Fe) Argentina, 1995

ISBN: 950-43-6667-8

Ilustración: El Autor.

 

________________________________________________A mi Argentina

 

 

 

PRÓLOGO

Ojalá esta nueva propuesta llegue a usted de la misma manera que la anterior. "Por darme el gusto nomás" me permitió llegar con mi antojo guitarrero al corazón del lector.

Es difícil entonces superar el logro de mi primer libro; pero hoy ese desafío está en sus manos.

Tal vez mis simples letras permitan que compartamos un SENTIMIENTO por lo NACIONAL y haga reverdecer lo más valioso que tienen los pueblos libres, una IDENTIDAD, la misma que se refleja en las cosas cotidianas: en la familia; en los amigos; en los ideales; en los dichos populares; etc.

Queda entonces bajo su crítica y opinión los pensamientos hechos poemas de un argentino que se aferra y quiere compartir con usted este SENTIMIENTO NACIONAL DE IDENTIDAD...

Mario Enrique Alessandrini

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

POR LA

FAMILIA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

UNA VIDA EN

CUATRO ESTROFAS

 

A los quince, las personas,

ven al mundo muy sencillo,

porque todo tiene el brillo

que le da la adolescencia...

el joven sin experiencia

cree edificar castillos.

 

A los treinta, la justicia,

es parte preponderante,

la sangre empuja adelante

y si al mundo hay que cambiar...

no hay palenques para atar

las verdades desafiantes.

 

A los cuarenta se dejan:

sueños y falsas quimeras,

y la vida pareciera

tener mayor equidad...

pisando en la realidad,

se afloja aunque no se quiera.

 

Pero al llegar a sesenta,

el que no supo soñar,

el que no quiso luchar

y se sintió resignado,

seguro no habrá dejado

nada que indique su andar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ALMACÉN DE UN

PUEBLO CHICO

 

Almacén de un pueblo chico

es más que una simple casa,

es la historia que con grietas

talló el tiempo en su fachada.

Es un cartel oxidado

que se balancea y rechina

cuando la brisa lo hamaca,

y es un palenque olvidado

debajo de la enramada.

 

Almacén de un pueblo chico

es un largo mostrador

donde en puntitas de pie

esperábamos la yapa;

es azúcar en terrones

que llenaban la bolsita

hecha con papel de estraza

y es la provista obligada

para el hombre de las chacras.

 

Almacén de un pueblo chico

es un biombo que separa:

el humo del cigarrillo,

del boliche "truco y grapa";

es jaula de pajaritos

que se quedó en la pared

envuelta en telas de arañas

y es balanza de dos platos

que nunca miente ni engaña.

 

Almacén de un pueblo chico

es fiambre y queso guardado

en tejido mosquitero,

burlándose de las moscas

que se ganaron adentro,

esquivando la cortina

que en la puerta está colgada,

y es el frasco de bolitas

de barro o de porcelana.

 

Almacén de un pueblo chico

es piso de pinotea,

donde retumban los pasos

al balancearse las tablas;

y es el misterio del sótano

que hacía imaginar mil cosas,

cuando con gran desconfianza

y con los ojos saltones

relojeábamos la tapa...

 

Almacén de un pueblo chico

es estantería hasta el techo,

para exhibir los productos

de las más variadas marcas;

y en la parte superior

largas filas de botellas,

en un muestrario de vinos

desde el "Guaymaré Carlón"

al infaltable "Marsala".

 

Almacén de un pueblo chico

es un rincón que presenta

cocinas de fundición:

Carelli, Instilar y otras...

que, para ahorrarse las marcas,

económicas llamaban;

y es un cajón que resguarda

la variedad de fideos

en madejas enredadas.

Almacén de un pueblo chico

es también el cartoncito,

donde anotaba la abuela

las cosas que precisaba,

que perdía por distraído

cuando olvidaba el mandado,

sin importarme los retos

para quedarme a jugar

con los chicos de la cuadra.

 

Almacén de un pueblo chico

es la libreta mensual,

que llevaba detallada

las compras que siempre fiaba.

Es el hilo choricero

que remonta barriletes

y es la pelota de goma

comenzando los partidos

que en el boulevard se armaban.

 

 

 

 

Almacén de un pueblo chico

es un tiempo que se ha ido

entre cosas olvidadas...

Por eso cuando te encuentro

hecho ruinas en la esquina

con tus paredes rajadas,

la puerta vieja y reseca

por el tiempo apolillada,

 

siento que hay algo de historia

que en tus ladrillos con musgo

se ha quedado aquerenciada;

como muestra de recuerdos,

hoy te traigo a mi guitarra,

y en un puñado de versos

puedo afirmar convencido:

"almacén de un pueblo chico

sos más que una simple casa"...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL FAROL A QUEROSÉN

 

Fuiste centro de reunión

en las noches desveladas,

quizás, por trasnochador,

ardía en tu corazón

esa luz que te quemaba;

y cuando era el silencio

el que invitaba a la pausa,

quedabas en un rincón

durmiéndote despacito,

entre bostezo y boqueada.

Fuiste testigo del tiempo

donde floreció mi infancia,

allá en la escuela rural

situada en campo Balparda;

compañero en horas largas

de un maestro que sembraba

su vocación de enseñar

por llevar también la luz

del saber y la palabra.

Me parece que te veo,

en las noches de verano,

cuando el calor apretaba;

nosotros en el jardín,

vos, colgado a un paraíso,

balanceándote del gancho

llamando a la bicheriada.

Hoy,tu lustre se ha herrumbrado

el tiempo dejó su marca,

todo pasó a ser recuerdo

y a esa luz que allá en el campo

esplendorosa alumbraba,

la encandiló la ciudad

con sus grandes luminarias.

Aunque estés en un costado,

como reliquia guardado,

no te apagará el olvido

y seguirás encendido,

alumbrando mi pasado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA MESA

 

Hay cosas que en la abundancia

se van dejando de lado,

vos quedaste en un costado

por los años relegada;

pero no estás olvidada

y hoy te traigo a mi encordado.

 

Sos la mesa construída

por Domingo, el carpintero,

regalo que en un enero

recibiera la pareja;

sos donde el viejo y la vieja

me pensaron guitarrero.

 

Vos sola sabés la historia

antes de mi nacimiento,

me parece que presiento

los planes de desvelada,

mientras el farol se apagaba

como en un latido lento.

 

Después llegué a acariciarte

y con mis primeros pasos,

en inseparable abrazo

a tus patas me estrechaba;

y eras vos quien me salvaba

muchas veces del porrazo.

 

Mas el tiempo, que no espera,

continuó con su porfía;

con tu altura me medía

comparando mi estatura,

firme con la travesura

de crecer día tras día.

Así fue que sin notarlo

de niño a hombre pasaba

y en las frías madrugadas

de mis noches de estudiante,

cuando aflojaba el aguante

tus tablas fueron almohada.

 

 

 

 

 

Más tarde llegó el sorteo,

el servicio me llamaba

y tu lomo retumbaba

aguantando el puñetazo,

no se dio el número bajo,

la colimba me esperaba.

 

Pero al tiempo de regreso,

otra etapa empezaría...

de fiesta en los mediodías

con mi mujer esperabas

y un idioma de miradas

eran la pausa del día.

 

Y después llegaron ellos

retoños de nuestras vidas,

y con ellos la alegría;

juguetes desparramados,

dibujos garabateados,

te visten todos los días.

 

Tan sólo por escribirte,

hoy me apoyo en un costado,

el mismo que en un pasado

me diplomó de travieso,

para dejarte estos versos

sobre tu lomo grabados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ELLA ES

(Taquirari)

 

Ella es la ternura y la comprensión,

ella es la caricia y el justo sermón,

ella es la tristeza, la felicidad...

nunca exige nada y todo lo da.

 

Es la que el domingo, al vernos llegar,

se viste de fiesta tras su delantal;

dicen sus arrugas que el tiempo se va

y un brillo en sus ojos regala bondad.

 

Es la que de niño me supo cuidar,

la que guió mis pasos rumbo a la verdad,

la que trajinaba siempre en el hogar...

a quién simplemente, la llamo mamá.

 

Soy tiempo en su tiempo que ya echó a rodar,

sangre de su sangre por seguir su andar,

por suerte la vida la supo premiar...

rodeada de nietos vuelve a ser mamá.

 

Humildes mis versos, la quieren nombrar

y un simple homenaje poderle brindar,

a la que ha sabido dar sin esperar...

a quien simplemente, la llamo mamá.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LOS DÍAS SE PASAN

(Canción)

Domingo otra vez, Habrá que pensar

pasó otra semana, y encontrar la calma;

toda la rutina tener equilibrio

volverá mañana. es la ciencia exacta.

Los chicos, la escuela El debe y haber

y en toda la casa, nos dará ganancias,

el duende del tiempo viviendo el presente

coordinando horarios sin pensar, a veces,

correrá sin ganas. tanto en el mañana.

 

Yo con mis propuestas, La cruda rutina

vos con tu esperanza, castiga a mansalva;

seremos visitas poder y ambición

en la propia casa. suelen ser aliadas,

Y al llegar la noche las dos nos destruyen

buscando una pausa, las viejas palabras

quedar en silencio que, allá junto al río,

mirando la tele, en un mes de enero

que no dice nada. juré respetarlas.

 

Es esta la vida,

la sociedad manda,

la ley del consumo

la tiene apresada;

mirá a nuestro entorno,

no nos falta nada

y a pesar de todo,

por no tener tiempo,

no tenemos nada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PINTAME TUS CINCO AÑOS

(Canción)

 

 

Pintame la vida entera

y en garabatos nomás,

pintá de paz la bandera

y de amor la libertad.

Dibujá en tus cinco años

un lugar donde jugar,

que la flor de la esperanza

no se marchite jamás.

Dibujá todos tus sueños,

que no los puedan borrar.

 

 

 

Pero Viki, esta noche,

tu papá te quiere hablar...

-Sé que sos muy chiquitita

para poderte explicar

que este tiempo te atropella,

porque te quiere llevar,

donde uno dibuja cosas

que nunca quiso pensar

y en un trueque, día a día,

se comienza a negociar:

familia por un trabajo,

cansancio por bienestar;

tu tiempo de travesuras,

por mi largo rutinar;

tu beso en mi despedida

sin hora de regresar,

para que algunos me digan:

es tu responsabilidad...

esta guitarra nochera

que siempre quiere cantar,

por las cosas cotidianas

que no se pueden dejar-

 

 

 

 

 

 

 

 

Dibujá en un papelito

que no te puedan robar,

estas cosas pequeñitas

que a veces, por apurado,

no me detengo a mirar.

Perdoná, cuando seas grande

y hablemos de igual a igual;

a lo mejor me comprendas

"que tuve que dejar mucho"

para traerles el pan.

 

 

Pero nunca me perdones

si dejo mi dignidad,

si me aparto de la huella

que un día quise trazar,

de remarle a la corriente,

de pechar sin aflojar,

con dos cosas muy valiosas:

honradez y honestidad.

 

 

 

Y... ahora seguí pintando

no le hagas caso a papá.

Sabés, estoy muy cansado

y si me ves lagrimear

es que me arden los ojos,

de cansancio nada más...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ES PARA GUARDARLAS

 

Es para guardarlas

y nunca olvidarlas,

a estas horas largas

de querer la vida

y por esa vida

sufrir tanta carga.

Que aquella ansiedad

del sueño preciado,

que por esas cosas

que tiene el destino

no se concretaba;

hoy está latiendo,

diciendo presente,

en el gusto amargo

que hay en tu garganta;

o en esas angustias

que en tu decaimiento

se vuelcan en llanto,

sin tener palabras

para consolarlas.

 

Es para guardarlas

y nunca olvidarlas,

las viejas historias

de la primeriza

que limpiando el piso,

y dejando en orden

 

a toda la casa;

se internó tranquila

en un mes de junio,

para que Julieta

hoy tenga en la mesa

su incansable charla.

O aquella que en julio,

tres años después,

llegó entre neblinas

para darle el llanto

y las desveladas

a la nueva casa.

 

 

 

 

 

 

 

Es para guardarla

y nunca olvidarla,

tu cintura gruesa,

tu antojo y reclamo

cuando abro la puerta

cansado del mundo

 

que pega y castiga

sobre las espaldas.

Y es para guardarlas

en nuestras memorias

y así recordarlas,

las viejas vivencias

de primeros pasos,

que fueron creciendo

sin prisa y sin pausa;

aquellos dientitos

que el ratón llevaba,

y mis mil protestas

cuando el flequillito

vos le recortabas...

tal vez algún día,

cuando estemos viejos,

todas estas cosas

podamos gastarlas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CANCIÓN PARA TU LLEGADA

 

Te cuento, mi niño...

se hace largo el tiempo,

las horas no pasan

por tanta ansiedad;

ya hemos preparado

todo en nuestra casa,

esperando el día

que quieras llegar.

 

Tus dos hermanitas,

viven preguntando,

besando la panza

en donde tú estás.

Mamá por su parte

se niega al cansancio

y anda todo el día

déle trajinar.

 

Yo, el más intranquilo,

cuento a mi guitarra

lo que desvelado

me pongo a pensar.

Mamá te ha llevado

guardado en su panza

y yo en mi cabeza...

siempre he sido igual.

 

La vida que esperas,

no será sencilla

y por esas cosas

de la sociedad,

algunos construyen

con amor y sueños

mientras otro se encarga

de alzar la maldad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cosas que en el tiempo

que llevo vivido,

no puedo entender

de la humanidad;

pero sigo firme

buscando el camino,

de un viaje que intenta

hallar la verdad.

 

Ojalá que pronto

te tenga en mis brazos,

para desvelarme

en un trasnochar,

acompañar juntos

tus primeros pasos

y tragar saliva

al primer "papá".

 

Por tus travesuras

sonreiré hacia adentro,

mientras que un enojo

querré demostrar;

también habrá un cuento

- casi improvisado -

para que tu sueño

se haga realidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ADIÓS COMPAÑERA

 

Toda tu ternura ya no está en la casa;

tan sólo en recuerdos andarás corriendo,

raspando la puerta en las madrugadas.

El rincón vacío en donde te echabas,

miramos tristones, con los ojos turbios;

sin decir palabras, buscando tus marcas.

A pesar de todo nos queda el consuelo

de haberte cuidado hasta la mañana

de ese mes de octubre cuando te alejabas.

Sabés que hoy me cuentan cuántas travesuras

y cuántas historias de vos me ocultaban.

Así que esperabas que fuera al trabajo

para con un salto usarme la cama...

Yo ya lo sabía y si me callaba,

era que sabía que eras compañía

de mi compañera cuando yo no estaba,

-si hasta estando enferma nunca

de su lado te le separabas-

Fueron once años que estuvimos juntos

desde aquella tarde que alzada en mis brazos

entraste temblando en la vieja casa.

"Dale de comer, y ...es por unos días

después la soltamos" -fueron mis palabras-.

Mas, aquel después nunca llegaría,

porque siempre pasa; uno se encariña

y al final y al cabo los recién casados

ya no estaban solos; tu silueta blanca,

tu ladrido alerta, pasó a ser excusa

para que quedaras, porque eras guardiana.

Me queda grabada tu última mirada

como despedida diciéndome gracias.

Y así como un día te llevé en mis brazos

te alcé lloriqueando aquella mañana,

para despedirte y darte a la tierra.

Lila, fiel amiga, si hay cielo de perros

estamos seguros que andarás corriendo

como en la canchita donde te encontrara ...

 

 

 

 

 

 

 

A LOS TREINTA Y TRES

(Milonga)

 

 

Parece que fue ayer

cuando yo llegaba,

una madrugada.

Ella ama de casa,

retoño inmigrante

de sangre italiana;

él, mezcla de gringos

y un criollo escondido

que hay en mis entrañas.

A los treinta y tres,

rebobino el tiempo

pensando en voz alta.

 

A los treinta y tres,

haciendo el balance

de la huella andada,

me pintó la vida

desde el diapasón

de mi fiel guitarra.

En ella canté

mis primeros pasos

por Campo Balparda,

escuela rural

que me vió de niño

gastando mi infancia.

 

El fin de semana

visitar el pueblo

con el que soñaba,

por sus callecitas

llegar al taller

de carburo y fragua.

Y otra vez prendido

de aquel delantal

dormirme en su falda,

pidiendo a la abuela

que el domingo nunca

a Monje llegara.

 

 

 

 

 

 

Pasaron los años

y allí me encontré

con esta guitarra

y de Federico

debuté cantando

con mis serenatas.

La Boca de Monje

me mostró otro mundo

de amistad sin trampas,

en donde Arturito

pecha la corriente

sin buscar ganancias.

 

Un día en mi puerta,

con un telegrama

la patria llamaba...

Tiempo de Malvinas,

la guerra en las Islas,

que a muchos llevaba.

Otros, como Pancho,

salvando inundados,

su vida dejaba...

para darle el nombre

a ese recitado

que arde en mi mirada.

 

Por los veintidós,

una corondina

de amor me pialaba

y al poquito tiempo,

la vida en los hijos

bendijo mi casa.

Desde aquel entonces,

en mi compañera

encuentro la calma,

que por escorpiano

o por rebeldía

la pierdo sin causas.

 

 

 

 

 

 

 

 

También mis palabras

se hicieron estrofas

pensando en la Patria,

y al ver la injusticia

la traduje en versos

para denunciarla.

cerrando el balance

al final y al cabo

saqué mis ganancias,

sin ser guitarrero

y sin ser poeta

conté mis andanzas.

 

Para los amigos

que están a mi lado

le entrego las gracias,

ellos me ayudaron

a soltar el vuelo

dándome sus alas.

Y "Por darme el gusto"

junté los papeles

y armé en desveladas

todas mis vivencias,

con cruz de bandera

y mi fiel guitarra.

 

A los treinta y tres,

haciendo el balance

de la huella andada,

parte de mi vida

en su diapasón

guarda esta guitarra.

Le agradezco a Dios

que me dio una mano

sin pedirme nada

y ojalá me ayude

para ser mejor

en cada mañana...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

POR LOS

AMIGOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A VECES ME PREGUNTO

(Canción)

 

 

A veces me pregunto

por qué escribo unos versos

y por qué esta guitarra

ha hecho nido en mi pecho.

Será que anda rondando

la sombra de aquel viejo,

que según me contaron

también fue guitarrero.

 

 

 

A veces me pregunto

si sirve lo que pienso

y si vale la pena

cantarle a un sentimiento,

este antojo hecho canto

que defiende lo nuestro,

soltando las verdades

que me brotan de adentro.

 

 

 

A veces me pregunto,

estando frente al pueblo,

si llega este mensaje

por simple o por sincero,

si sirven para algo

las noches de desvelo,

nombrando realidades

detrás de un instrumento.

 

 

 

 

 

 

 

A veces me pregunto

si este sueño coplero

es sembrar mis canciones

donde creció el silencio.

Luchando con palabras

contra el sometimiento,

creyendo en la verdad

soy libre como el viento.

 

 

 

A veces me contesto,

como dándome aliento,

que hay que dejar la huella,

que no la borre el tiempo.

Los que me han escuchado

y saben lo que siento,

tendrán en mi guitarra

a un decidor sincero.

 

 

 

A veces me contesto

cuánta suerte que tengo

de ser de los de abajo

pa’ apuntalar lo nuestro;

porque cuando en silencio

lo guardo al cancionero,

todo aquel que se acerca

comparte lo que siento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EN RUEDA DE AMIGOS

(Zamba)

 

En rueda de amigos se engendró esta zamba

trayendo el mensaje más tradicional,

y en rueda de amigos sonó mi guitarra

para que la noche se hiciera cantar.

 

Humildes mis versos, no busco el aplauso,

sólo me conformo con poder contar

lo que dentro 'el pecho llevo aprisionado

y con mi guitarra darle libertad.

 

El árbol más fuerte se caerá algún día,

débiles raíces no lo salvarán,

pongamos el hombro entonces mi amigo

y salvemos juntos la argentinidad.

 

Yo sé que aunque simple resultó esta zamba

pensará a conciencia en lo nacional,

y cuando en la noche sienta una guitarra

no tendrá vergüenza y querrá cantar.

 

Por eso mi canto defiende lo nuestro,

la patria es la madre que todo lo da,

y en un grito macho le digo a los vientos

que soy de esta tierra de trabajo y paz;

y quiero decirles que soy argentino,

hijo de esta tierra de sudor y pan...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVERÉ UN ENERO

(Zamba)

 

Sentirás mi cantar

cuando llegue costa litoral;

y una noche, madura de enero,

en tus playas me voy a quedar.

 

Con un verso en la voz

entre los fogones me van a encontrar,

y en mi sueño guitarrero

para siempre te voy a llevar.

 

En la Boca del Arroyo

me volveré a reencontrar

con el pago y con la gente

del paisaje litoral.

Como un simple visitante

Boca del Arroyo te voy a cantar.

 

Se quedaron en vos

mis tiempos pasados que no volverán;

hoy te nombro desde lejos

y en esta guitarra te vuelvo a encontrar.

 

Algún día,quizás,

el destino quiera llevarme hasta allá,

junto al viento de la siesta

llegaré silbando por entre el sauzal.

 

En la Boca del Arroyo

me volveré a reencontrar

con el pago y con la gente

del paisaje litoral.

Como un simple visitante

Boca del Arroyo te voy a cantar.

 

 

 

 

 

 

EL CARAU

(Chamamé)

 

Donde terminan los espinillos,

casi llegando al camino real,

está el ranchito de un hombre bueno

a quien conocen como "el Carau".

 

Le gusta el baile, y en chamameces

le zapatea como el que más,

con una polca se embruja su alma

y olvida todo pa’ bailantear.

 

Un día, el rancho quedó en silencio,

la madre enferma muy mal está;

su hijo Carau rumbeó para el pueblo,

con los remedios va a regresar.

Pero tentado por una acordeona

desvió el camino y no volverá.

-Que viva el baile y la alegría-

grita entre coros de sapucay.

 

Se ha puesto linda che la bailanta,

pucha que es triste la realidad,

no dé sosiego a esa acordeona

que con el baile quiero soñar.

Un buen amigo salió a buscarlo

para contarle de lo fatal,

su pobre madre murió en el rancho,

la enfermedad no quiso esperar.

 

Carau bailando gritó a los vientos

-ya tendré tiempo para llorar-

no pare el baile, dijo sonriente,

y siguió bailando sin descansar.

 

Cuando se fueron los musiqueros

tanteó de cerca la realidad,

y remordido en su conciencia

se alzó a una isla para llorar.

Desde aquel tiempo, por estos pagos,

su eterno llanto suele entonar;

como llamando a su madrecita

muy triste y solo anda el Carau.

Como llamando a su madrecita,

hecho leyenda, anda el Carau...

 

 

 

BOCA DEL ARROYO

(Rasguido Doble)

 

 

Capaz que algún día

me vuelva despacio,

por ese camino

que ayer me alejó;

y en esta guitarra

te lleve guardada,

Boca del Arroyo,

alguna canción.

 

 

Me acuerdo del tiempo,

cuando en tus orillas,

entre los trasmayos

me hice pescador;

del Nino y el Zuca,

que en la caja 'e bomba

esperaban turno

pa’alzar al "bocón".

 

 

Los Gómez, Gallina

y los Gayaretos

pegaditos al tanque

los van a encontrar.

Si habrá navegado

esa azul y blanca,

perdió medio nombre

la "mamboretá".

 

 

Me acuerdo de Taco,

el viejito gaucho,

del Laura y Quintino,

el recitador,

que de Federico

en noches desveladas

foguearon mi sueño

de simple cantor.

 

 

 

 

Dejame que sueñe

al cerrar los ojos,

pisar el rocío

de tu amanecer;

y remando lento

lo peche al arroyo,

en busca del hilo

que ata el espinel.

 

 

Con el "Ingeniero"

y el "Tito" en el taco,

irme alguna siesta

a buscar el patí;

y ver como bajan

boyando los tarros,

copiando su rumbo

al río seguir.

 

 

 

Boca del Arroyo,

aunque pasó el tiempo,

tu verde paisaje

en mi mente quedó;

juntito a tu orilla,

mirando a lo lejos,

llenando el silencio

con una canción...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MAGDALENA

 

(Relato)

 

 

Qué grandeza habrá en el alma

de la que todo lo entrega,

de la que gana su vida

fregando cosas ajenas,

de la que tiene un tesoro

que crece con su pobreza

porque aunque tiene muy poco

lo poco nunca lo niega.

Tal vez, por ser entrerriana,

va sembrando su simpleza

luchando a brazo partido

por alcanzar una estrella;

la realidad de la vida

la diplomó de sirvienta.

Fue su destino servir

y dar siempre fue su meta,

y cómo no habría de dar

tratándose de una escuela.

Desde aquel lejano sitio,

se marchó una madrugada

con un sueño en su maleta,

a visitar al cantor

que a través de su guitarra

al pueblo todo lo entrega;

y le pidió su garganta

prestada por una noche

para ayudar a ese nido

donde el futuro se gesta.

 

Su sueño se hizo real

al ver flamear la bandera,

que convocaba a los niños

ante el saber y las letras;

y aunque no tenía riquezas,

fue muy rica la sirvienta.

 

 

 

 

 

 

¡Qué criollas nos da este suelo,

cuánto amor hay en sus venas!

No conozco a esa paisana

pero si ayudó a una escuela

tiene un tesoro muy grande:

el de su propia conciencia

y el de dar y siempre dar

por sentirse satisfecha.

Le prometo a Magdalena

que por gente como ella,

andaré hilvanando siempre

un sentimiento en las letras.

Porque a los versos del alma

no los sujetan las métricas,

no los adornan lindos verbos,

van creciendo en la simpleza

de la gente de mi pueblo,

y en el cantar de mi tierra...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NUESTRO CANTO

 

(Zamba)

 

Se unió nuestro camino en esta huella de cantar,

pechándolo al destino con un simple guitarrear,

para soltar en él todas las fuerzas:

decir lo que sentimos, gritar nuestra verdad.

 

En seis cuerdas pulsamos nuestra propia identidad

defendemos con versos lo más tradicional,

porque queremos tanto a este suelo

bajo un celeste y blanco nuestro tiempo estará.

 

Si la vida en su apuro se va y no vuelve más

enjaulamos el tiempo en un verso de paz;

llevamos la esperanza por bandera,

y el canto, en la guitarra, nos da la libertad.

 

Tan simple es nuestro sueño que se hace realidad

en rueda de fogones o en algún festival,

y así andaremos siempre por la huella

dándole rienda suelta al gusto de cantar.

 

Y cuando se desata una guitarra,

bordando en el silencio su trinar,

bajo la noche tiznada de plata

soltamos nuestro canto tan sólo por soñar;

así, como los pájaros del campo,

dejamos que los vientos lleven nuestro cantar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PA' LO QUE GUSTE

MANDAR

(Chamamé)

 

Sencillito y de alpargatas

pa’ lo que guste mandar,

mano abierta pa'l amigo,

mate amargo y guitarrear;

arrímese compañero

que no hace falta golpear,

pa’ lo nuestro no hay tranqueras,

pase no se haga rogar.

 

Pa’ qué mirar para afuera

con todo lo que hay acá,

la patria es como la madre,

nada pide y todo da;

si hasta parece un capricho

no saberla valorar,

por eso lo invito, amigo,

pásese a lo nacional.

 

Sencillito y de alpargatas

pa’lo que guste mandar,

defendiendo las costumbres

de lo más tradicional.

Y si entre las cosas simples

ha hecho nido la verdad...

sencillito y de alpargatas,

seguro nos han de hallar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A DON ONÉSIMO

(Vals)

 

Es quien despierta alegría,

es quien regala amistad,

y el domingo al mediodía

a todos hace bailar.

Porque tiene la simpleza

de los grandes de verdad,

porque conserva en el alma

las fuerzas para luchar

y no lo mellan los años,

por eso a don Onésimo,

va dedicado este vals.

 

Domingo a domingo

nos va acompañando,

el viejito amigo

desde su rincón,

trayendo guardados

recuerdos de antaño

para regalarlos

por el receptor.

 

Bailan los abuelos

al son de los tangos

y los tiempos idos

vuelven a vivir,

son como dos niños

marcando los pasos

que en el club del barrio

supieron lucir.

 

Por esa alegría

que va derrochando,

por todas las fuerzas

que pone en su voz,

a usted don Onésimo

dedico este canto

para que lo guarde

allá en su rincón.

 

 

 

 

 

 

 

A todo volumen

que el baile ha empezado,

que escuche el vecino

grita el locutor,

y hay un pasodoble

que ya está girando

para que el bailongo

no pierda fervor.

 

Disculpe don Valci

el vals sencillito

que quise escribirle

con el corazón,

no usé grandes verbos

y para nombrarlo

tan sólo las gracias

cantando le doy.

 

Por esa alegría

que va derrochando,

por todas las fuerzas

que pone en su voz,

a usted don Onésimo

dedico este canto

para que lo guarde

allá en su rincón...

 

 

* Para don Onésimo Valci

y su programa «El rincón de los abuelos».

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ME ESTABA ACORDANDO

 

(Relato)

 

Sabés, la otra noche

me estaba acordando,

y es que sin quererlo

a veces las cosas

vienen a la mente

casi sin pensarlo.

Templando las cuerdas

en un rinconcito

tras del escenario,

me volví en el tiempo

y los mismos versos

que escribí en mi casa

para encajonarlos,

eran de la gente,

de esa simple gente

y un pueblo que hoy

a pesar de todo

lo sigo extrañando.

Me acordé del hombre

que sin conocerme

los leyó en la radio,

que decía un domingo

como dando aliento:

"Marito mi amigo,

Marito mi hermano".

Y me diste fuerzas

para hacerle frente

al mundo que sólo

por no conocerlo

se mira temblando;

de estar frente a frente

público y cantor

en un escenario.

 

Cantor que no sabe

más que algunos tonos

para acompañarlos,

cantor que en la noche

maldice la voz,

por culpa del humo

que deja la huella

del último faso...

 

 

Cantor que se entrega

por un sentimiento,

más que por aplausos.

Son las cosas lindas

de haberte ayudado

algunos domingos

a pasar folclore

en una «FM»...

que nos dio alegrías

en sus buenos ratos.

Y en el ida y vuelta

de esta corta vida

esa misma radio

me dejó un amigo

que comparte tiempos

y mates lavados,

cosas de la vida...

que, vos ya sabés;

papel de por medio,

 

y por este antojo

de andar escribiendo

uno va dejando.

Gracias por mi viejo,

que hacía tanto tiempo

no veía bailando,

Gracias por mi abuelo

que cosecha ahora,

por un recitado,

elogios y halagos.

Gracias por la mano

que a veces tendemos

en esos momentos

que necesitamos.

Gracias por los cuentos,

por nuestras familias,

y... por este antojo

de no ser cantor

pero darme el gusto

de andar guitarreando.

Gracias porque hoy...

después de algún tiempo

puedo devolverte la frase

que un día dijiste en la radio:

"Carlitos mi amigo,

Carlitos mi hermano".

 

 

ALLÁ EN EL PATIO DE OSCAR

 

(Zamba)

 

Guitarra, esta simple zamba

hoy te he querido arrancar,

si anoche quedó la luna

dormida bajo el parral;

en una rueda de amigos

cantaste conmigo

en el patio de Oscar.

 

Tal vez,por ser coscoína,

tu caja encierra amistad

y fue nidal de mis versos

que junto a tus trinos

se hicieron cantar;

por cobijar este sueño

que traigo del litoral.

 

Quizás, al pasar el tiempo,

vuelva en algún festival

o como tantos cantores

en olvido he de quedar;

pero siempre en el recuerdo

llevaré presente

el patio de Oscar.

 

Cosquín, cuna del folclore,

que en canto se hace verdad,

quiero dejarte esta zamba

que nació bajo el parral;

en una rueda de amigos,

allá en el patio de Oscar.

 

Si ha sido mi antojo

andarle escribiendo

al río y su gente

en mi tierra natal;

hoy que estoy entre los cerros

quiero mi canto entregar

a esta tierra cordobesa

baluarte de la amistad...

 

 

 

 

 

 

 

ZAMBA PARA DON EDUARDO

 

La vida tiene caminos

donde uno elige su andar,

y son cosas del destino

luchar por un ideal;

unos eligen la guerra,

y otros predican la paz.

 

Su Granadero Baigorria,

junto al río Paraná,

lo ha de encontrar,día a día,

deambulando sin cesar;

con la palabra de aliento

como ayudando a soñar.

 

En su "Vertientes" refleja

la idea de la hermandad,

agrupando a los que escriben

para echarlos a volar;

y decir que aún sigue viva

la poesía popular.

 

Usted que nació poeta,

la palabra es su verdad,

y anda sembrando las letras

por cosechar amistad;

es tan poquito esta zamba

para poderlo nombrar.

 

Eduardo Wheeler, su obra

seguro no morirá,

porque el "hermano poeta"

no se rinde así nomás;

al sentimiento del pueblo

nadie lo pudo callar....

 

* Al amigo escritor

Eduardo E Wheeler.

 

 

 

 

 

 

 

 

CELESTINO Y DOÑA ROSA

(Chamamé)

 

Celestino y doña Rosa

andan amasando el pan,

y en él, amasan la vida,

para leudar la amistad;

a la mañana temprano

ya se los ve trajinar,

y ya está humeando el hornito

cuando el sol va a despuntar.

 

Fueron cuarenta los años

de lucha y de trabajar;

seguro que no fue fácil,

pero los supo cuerpear,

como amasando ilusiones

junto a doña Rosa va,

y rodeado por sus nietos

su fuerza no va a escasear.

 

Celestino anda de madrugada

y son sus domingos para changuear,

el horno de barro da bocanadas

tragándose el fuego pa’calentar.

Doña Rosa estira su mano harinada

y en un mate amargo da calidez,

mientras en la cocina de la humilde casa

la radio desata algún chamamé.

 

Celestino hornea un pan de esperanza

y todos sus sueños al amanecer,

un silbo de pájaros alegran su alma,

panadero criollo, paisano de ley.

 

Celestino anda de madrugada

y son sus domingos para changuear,

el horno de barro da bocanadas

tragándose el fuego pa’calentar.

Doña Rosa estira su mano harinada

y en un mate amargo da calidez,

mientras en la cocina de la humilde casa

la radio desata algún chamamé...

 

 

 

 

 

 

A PROVINCIANÍA

(Chamamé)

 

Recitado:

Las costumbres provincianas,

junto al maestro rural,

van despuntando el domingo

en un amargo matear.

Provincianía se llama,

sinónimo de amistad,

gente que canta a su tierra

y a su propia identidad,

docencia que llega al pueblo

en un programa radial.

 

Cantado:

Cuando amanece, por los domingos,

Provincianía se hace cantar,

y las costumbres de nuestro suelo

van renaciendo al fondo del dial.

 

Soberanía, patria y docencia,

raíz en brote de identidad;

huella que un día emprendió el maestro,

celeste y blanca, por la verdad.

 

Provincianía del mate amargo

que en San Genaro hiciste nidal,

para extender por todo mi pago

la mano abierta de la amistad.

 

Provincianía del peón de campo

y del costero del litoral.

Gracias maestro por este antojo

y por la fuerza de no aflojar...

Provincianía celeste y blanca

pa’ lo que guste mandar.

 

* Para Raúl Gobbi y su programa "Provincianía"

 

 

 

 

 

 

COPLAS Y CAMINOS

(Chacarera)

 

Entre coplas y caminos

me voy gastando la vida,

tan sólo para nombrarte

bendita tierra Argentina.

 

Soy del pueblo la palabra,

soy la rima y la poesía,

soy trasnochar de escenarios

para ver llegar el día.

 

Muchas veces en madrugadas

la guitarra fue mi amiga,

espantando soledades

nunca se quedó dormida.

 

Cantor de los festivales,

del fogón llama encendida,

porque nací en Entre Ríos

amigo pa’l que se arrima.

 

De andarla tanto a la huella

se me volvió conocida,

por cuestión de identidades

le canto a la tierra mía.

 

Por eso es que mi guitarra

no le afloja en la porfía;

no hay cansancio que la calle

si habla de soberanía.

 

Y cuando el tiempo en su apuro

me lleve para otra vida,

me abrazaré con el suelo

de esta mi patria querida.

 

Cantor en los festivales,

del fogón llama encendida,

porque nací en Entre Ríos

amigo pa’l que se arrima.

 

 

 

 

 

 

ZAMBA PARA TU PARTIDA

Ya sé, es difícil guitarra

cantarle a una partida;

pero pensá cuántas cosas

compartimos en la vida.

Anduvo la misma huella

que hoy seguimos por porfía;

yo sé que de alguna estrella

del firmamento nos mira

y anda pensando en las cosas

de nuestra tierra Argentina.

Yo sé que aunque ya no esté

su amistad aún sigue viva,

y la encuentro en el recuerdo

de guitarras y poesías

y de tantos festivales

nombrando la Patria mía.

Yo sé que de alguna estrella

del firmamento nos mira

y por seguir en la huella

se juega por la Argentina.

Que no se apague el fogón

que su lucha está encendida.

Yo sé que aunque ya ha partido

vuelve cuando llega el día,

si el crepúsculo es morir

y la sombra es la agonía,

Alba es la fuerza creciente

al llegar el nuevo día.

Yo sé que en la larga mesa

su familia está reunida,

mesa de tantos domingos

con amistad compartida;

vos sembraste la unidad

que hoy cosechas florecida.

Yo sé que es poco esta zamba

y es tan simple mi poesía

para poder recordarte

como una llama encendida,

que siga ardiendo el fogón

que tu amistad sigue viva.

En recuerdo al amigo Omar Ricardo Alba.

 

LA SUERTUDA

(Relato)

El invierno deja huellas en los puestos de la estancia: llovizna, fríos y escarchas, se van calando en los huesos y capaz que sea por eso que julio deja sus marcas.

La gripe castiga al pobre que no debe caer enfermo, porque el pobre no conoce de reposos y de cama, sin jornal no hay mantenencia y aunque el cuerpo esté cortado como puede saca fuerzas y la cura levantado.

Se le ha enfermado la patrona al Clemente Galarraga y ya hace una punta de días que la fiebre sigue alta, la han visto las curanderas y hasta el mejor manosanta pero es inútil, la muerte ronda el patio de la chacra; habrá que llevarla al pueblo, si no es demasiado tarde tal vez que puedan salvarla.

Al llegar al sanatorio la vieron unos doctores y dijeron al Clemente, como sembrando esperanzas ,que no se hiciera problemas; pronto se va a mejorar. La pusimos en terapia, así que por unos días hay que dejarla internada. Pase por mesa de entrada y allí le van explicar, vaya tranquilo mi amigo, nos encontramos mañana.

Entrelazando las manos se presentó a la encargada: me dijeron que era acá donde tenía que esperar, internaron la Esmeralda. Si señor, su obra social; no tengo dijo el Clemente, soy puestero de la estancia"La blanqueada". Bueno mire Señor... es norma del sanatorio que nos deje algún aval por los gastos que demanda la atención de su mujer... Vamos a hacer lo siguiente: firme aquí estos documentos y ya veremos mañana.

Lo que mande señorita, basta que puedan sanarla; y su mano quebrajosa no titubeó ni un momento y aunque algo garabateada dejó su firma al papel mientras volvía a repetir: lo que mande señorita... mire, le doy mi palabra que apenas me vuelva al rancho me apersono con la plata...

La Esmeralda mejoró y después de una semana volvió una tarde a la chacra entre gritos y festejos de los hijos que esperaban.

Cuando la noche calló, con su penumbra más calma ,en la cocina del rancho como cruzando miradas la Esmeralda preguntó: quién pagó la internación, de donde sacaste plata... Lo importante es que estés bien respondió al acariciarla... ya lo había estado pensando , con los ahorros no alcanza y el patrón y el contador quién sabe cuando vendrán a visitar "La blanqueada". Así que mañana mismo voy a vender la rosilla; prepará mi mejor ropa que temprano he de llevarla pa’ que no la vean los chicos cuando me vaya a entregarla.

Y ya fue cruel el silencio que atragantó las gargantas, no hubo preguntas y en cambio dos espesos lagrimones fueron nublando miradas.

La feria compra animales y los manda a la matanza,triste final de la yegua que en otros tiempos trotara , hecha de andar y de tiro; esbelta cuando potranca; la única pertenencia de herencia que les quedaba; con ella los tres cachorros a la escuelita marchaban; con ella a puro galope y en la noche más cerrada podía pialar el lucero para cargárselo en ancas.

Para qué seguir mentando y acogotando recuerdos, si uno se pone a pensar no hay plata para pagarla.

 

La noche fue interminable y sin ganas llegó el alba, se arrimó hasta el potrero, demoró al ensillarla... y en cada afirme de cincha, mientras el pecho le palmeaba, trató de hacerle entender lo que él no se explicaba; era un trueque por la vida y en la palabra empeñada, era la única salida que el destino le dejaba.

Cuando llegaron al pueblo el comprador ya esperaba y con él, cuatro jinetes miraban sin decir nada.Cuánto vale... vale mucho, fueron las únicas palabras. Y el comprador que sabía de aquella venta forzada echó la mano al bolsillo y puso toda su plata, mucho más de su valor; ya la suma no importaba, conocía de la historia y de aquellos documentos que en el sanatorio estaban.

Se despidieron sin muecas y con un chirlo en el anca pasó a manos de los cuatro jinetes que allí esperaban.

 

Venían de San Lorenzo, haciendo una cabalgata; iban hasta Yapeyú intentando unir historias de nuestro suelo argentino y del padre de la Patria.

Cambio la suerte al momento , no caía en la matanza, y en cambio sería un símbolo de aquellos tiempos pasados cuando a lomo de caballo se iba pariendo la Patria. La llamaron "la suertuda" y ha de quedar para siempre siendo estandarte del gaucho del Centro Aldo Saravia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CABALGATA

(Milonga)

 

 

 

Promediando un mes de agosto,

del pago Sanlorencino,

se largaron al camino

dando rienda a un ideal;

en recuerdo al general

padre del suelo argentino.

 

 

Cuatro jinetes partieron

con rumbo hacia Yapeyú

y una señal de la cruz

fue guiando la travesía;

muestra de soberanía,

a tanta sombra una luz.

 

 

Porque aunque parezca raro

en los tiempos en que vivimos,

donde querer lo argentino

suena a historia sepultada

porque se imitan pavadas

que nos imponen de afuera

y ser criollo pareciera

seguir pensando un pasado

donde quedan sepultados

los sueños de libertad,

con garras de identidad

rumbo a Yapeyú, marcharon.

 

 

Fueron muchas las vivencias

que los gauchos cosecharon;

de sol a sol cabalgaron

llevando las tradiciones,

guardando en sus corazones

cada paisano que hallaron.

 

 

Rojos pañuelos sujetan

un grito bien federal

y en respeto al ideal

por el que muchos murieron,

guardando luto vistieron

pilcha gaucha nacional.

 

 

Allá por Desvío Arijón

paciente los esperaba

un abuelo que trenzaba

su sentimiento argentino

y a un costado del camino

su lazo les entregaba;

con él quedarán pialadas

como sujeta en sus mentes:

la escuelita de Corrientes,

la amistad de los paisanos,

y en cada apretón de manos

un retoño de hermandad;

por esta argentinidad

que tan poco valoramos.

 

Pocho y Ademio unieron

junto a Díaz y Lomelo

dos historias de este suelo

que soñara San Martín:

la Patria libre por fin

como su único desvelo.

 

 

San Lorenzo y Yapeyú,

aun después del olvido,

vuelven a ser el motivo

de gritar con valentía...

¡Viva mi patria querida!

¡Viva mi suelo Argentino!.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

POR LOS

 

IDEALES

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA SOBERANÍA

 

La soberanía no es

un territorio marcado,

porque al suelo dibujado

alguien lo puede borrar.

Mañana no hay que pelear

lo que hoy no es valorado.

 

Soberanía es la patria,

es la historia y su pasado,

es quiEn la vida ha entregado

en defensa de lo nuestro,

es el sufrido maestro

y el paciente jubilado.

 

Soberanía es obrero

sin trabajo o explotado,

es un pueblo que aún cansado

sigue en marcha hacia adelante,

dando ejemplo a gobernantes

que miran para un costado.

 

Soberanía es libertad,

es no olvidar lo olvidado,

es saber que no es pecado

respetar lo propio y nuestro;

sólo el ejemplo es maestro

que educa a un pueblo golpeado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INDIA TOBA

 

(Relato)

Al mediodía la siesta

sólo en la calle habitaba,

el sol quemaba la tierra

y era enero quien mandaba.

Todo en quietud y en silencio

dándole paso al lamento

desgarrador de chicharras.

De pronto se oyó en la puerta

un tímido golpeteo...

como pa’ no imprudentar,

como llamando sin ganas.

Me fui despacio hacia ella

para mirar quién llegaba,

y al abrir, ante mis ojos,

sin soltar una palabra;

la imagen de una mujer

con un bolsito de lona,

ardida por el calor,

y pa’ colmo embarazada.

Se arrimó muy despacito

ofreciéndome unos platos

de arcilla y greda pintada,

a cambio sólo pedía

lo que en mi casa sobraba.

-Lo que usted me pueda dar-

fueron sus únicas palabras.

Tendí mi mano mezquina

y con unos pocos pesos

la deuda quedó saldada.

Pero... la deuda más grande

que hoy me anda golpeando el alma,

fue su mueca de sonrisa,

fue el brillo de su mirada,

y fue su marchar cansado

al verla que se alejaba...

La india Toba de la tribu

que en este suelo habitaba

hoy, a través de los años,

tiene que andar mendigando

a esta "cultura avanzada";

extinguiéndose de a poco,

 

 

 

 

sin dignidad y resignada.

Qué cosas tiene la historia,

su memoria está truncada,

¿será tal vez un olvido

o será quien la relata?.

Recuerdo que me enseñaron

que España, la madre patria,

llegó a esta tierra hace mucho

para traer su cultura,

para que América joven

fuera igual que el viejo mundo:

"Sociedad Civilizada".

Y así fue que don Cristóbal

aparece en los dibujos...

besando esta nueva tierra

con una cruz por espada,

porque al indio que encontraban,

o cambiaba sus creencias

o si no se lo mataba.

Cosas de la humanidad,

donde sobran las palabras,

donde hay que justificar

necesaria la matanza.

Si al fin y al cabo, en el tiempo,

cuánto valen esos indios

por la "cultura avanzada".

Yo creo que en esta Patria,

donde se abrieron las puertas

"A TODAS AQUELLAS PERSONAS

QUE CON BUENA VOLUNTAD

A ECHAR RAICES LLEGABAN

A POBLAR SUELO ARGENTINO

SIN IMPONER CREDO Y RAZA"

hay que darle un pedacito

de suelo al que la poblaba.

El indio no pide mucho,

tan sólo tener un poco

de lo que en quinientos años

la humanidad le robaba,

para poder despedirse

y extinguirse con su raza,

o para quedar por siempre

y contar su propia historia;

en ésta que fue su casa.

 

 

 

 

 

 

CARTA A MI ARGENTINA

 

(Canción)

 

 

 

recitado:

De mi tierra pueblerina,

te envío carta, Argentina,

a Capital Federal.

Muchas veces lo he intentado,

el sobre se habrá extraviado,

porque todo sigue igual.

 

 

 

cantado:

No me resigno a entregarme

y buscando consolarme

quiero saber tu pensar;

yo lo aprendí de mi abuelo;

me enseñó a querer tu suelo,

y a defender mi ideal.

 

 

 

Si los tiempos han cambiado,

tal vez esté equivocado

y sea inútil mi luchar,

por un pueblo soberano,

que venera a los ancianos

y al joven da identidad.

Por un pueblo inteligente,

que no regale el presente

por un futuro irreal.

 

 

 

Perdoname la tristeza

pero no entra en mi cabeza

cuanto tenés que entregar,

para ser del primer mundo,

de esos del cambio profundo

que no piensa en los demás.

 

 

 

Vos que fuiste solidaria,

hoy te pintan empresaria

mientras que otra realidad;

muestra muchos brazos bajos,

porque escasea el trabajo

y rinde menos el jornal.

Perdoname la crudeza,

pero es tanta tu grandeza

que no te puedo engañar.

 

 

 

Aquellos que te seducen,

se olvidaron de las cruces

de Malvina y Soledad;

quieren más a lo extranjero,

que al que defendió aquel suelo

por tu propia libertad.

 

 

 

Sos mujer, madre y amiga,

y jugándome la vida

voy a cantar tu verdad;

celeste y blanca tu estampa,

y este grito en mi garganta

diciendo: no te rindás,

nunca te quiero vencida...

Bendita tierra Argentina,

no entregués tu identidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL GRINGO

(Tiempo de Milonga)

 

 

 

 

 

 

 

Por qué te reís del gringo,

por su acento chacarero,

porque es tímido y escucha

atendiéndote en silencio;

porque en su cuello colgado

lleva los soles de enero,

que guarda bajo un pañuelo

como escondiendo su esfuerzo.

 

 

 

Por qué te reís del gringo,

por sus manos quebrajosas

curtidas por los inviernos,

o quizás por no saber

que es quien sin tantas palabras

va haciendo grande a tu suelo...

Porque el gringo, compañero,

no anda subiendo en tribunas

gritando a los cuatro vientos;

él es el peón de la estancia

que heredaste de tu abuelo,

la vida tiene esas cosas viste,

regala lo que es ajeno.

 

 

 

Por qué te reís del gringo,

si en su vida de labriego

aprendió sin tanto estudio

de la tierra sus secretos;

es que la tiene tan cerca,

y la lleva tan adentro,

que hasta ha aprendido a quererla,

aunque otro sea su dueño.

 

 

 

 

 

 

Porque vos de la ciudad

lo ves al campo de lejos,

él en cambio cuántas noches

desvelado perdió el sueño;

preocupado porque el tiempo

le negaba el aguacero,

o a veces por las heladas

de un invierno tempranero.

El se refriega las manos

cuando el rinde ha sido bueno,

"va a estar contento el patrón"

comenta pa’ sus adentros,

"capaz que nos venga a ver

y hasta nos aumente el sueldo".

 

 

 

Pero pa’ vos, ese peón,

solamente es el puestero

de las hectáreas de arriba

que heredaste de tu abuelo.

El, se conforma con poco

y en el trigal de sus sueños,

va dejando las espaldas

cultivando un suelo ajeno...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL DERECHO DE ARGENTINO

 

(Chamarrita)

 

 

Lo han visto andar por Malvinas,

y en la isla Soledad,

se atrincheró una mañana

suplicando libertad.

 

 

 

También en los ventisqueros

de la Patagonia Austral,

y en el Lago del Desierto

se aguantó por no llorar.

 

 

 

Estuvo en los rancheríos

en pagos de Tartagal,

miseria y hambre ha pasado,

y sigue sin aflojar.

 

 

 

Hoy se anidó en mi guitarra,

parece que quiere hablar,

escuchen lo que me ha dicho;

tan sólo lo voy a contar.

 

 

 

Me contó que ya hace mucho

que anda déle deambular,

y aunque unos cuantos lo invocan,

pocos le dan su lugar.

Nacido en un mes de mayo,

su ideal de libertad,

se desangró en las batallas;

murió besando la tierra,

y se volvió a reencarnar.

Flameó en el cielo su imagen

junto al río Paraná,

y en la cresta de los Andes,

vio a América en hermandad.

 

 

 

Más tarde creció en el surco

y en la espiga se hizo pan,

para el gringo que llegaba

del otro lado del mar.

 

 

 

Le abrió sus brazos a todos

los de buena voluntad,

y hecho raíz en el suelo,

creció en nuestra identidad.

 

 

 

No impuso credos ni razas,

nos midió de igual a igual,

pero muchos no entendieron

la verdad de su ideal;

andan mirando hacia afuera,

no lo quieren valorar,

y hasta parece un pecado

defender lo nacional,

por eso es que anda tristón

y con ganas de llorar.

 

 

 

Lo refugié en mi guitarra,

de aquí lo van a escuchar,

y aunque vengan degollando

no me lo van a sacar.

 

 

 

Por mi Patria, mi familia

y mi propia dignidad,

al derecho de argentino

no me lo van a robar...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SIGAMOS LUCHANDO

 

(Taquirari)

 

Venga compañero, La soberanía,

apure ese tranco, no es mapa marcado,

que nuestra Argentina es querer el suelo

nos está esperando; y así respetarlo;

pongamos el hombro, verá que algún día,

con lucha y trabajo el menos pensado,

si el pueblo no afloja valorar lo nuestro

seguro llegamos. no será un pecado.

 

Yo sé que no alcanza Por eso mi amigo

y seguir luchando no culpe al pasado,

se le hace difícil, tampoco al presente,

pero hay que intentarlo; sigamos luchando;

tal vez el ejemplo tal vez nuestros hijos

cambie nuestros pasos, tengan en sus manos,

por eso lo invito, esa Patria grande

no se rinda hermano. que tanto soñamos.

 

Por nuestros abuelos,

los que allá en el campo

sembraron al surco

la fe y el cansancio;

por los que en Malvinas

siempre se quedaron,

por ellos tan sólo...

sigamos luchando.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

JUBILADO

(Canción)

 

Porque se ven en tus pasos

las huellas que dejó el tiempo,

porque reflejan tus manos

una vida laboral.

Porque diste esa vida

a mi Patria, te agradezco,

porque sos para mi orgullo,

símbolo de honestidad.

Y aunque te encuentres cansado

de injusticias, por ser viejo,

por la tristeza de ser

un jubilado nomás;

es que te pido permiso

para escribir estos versos

que sinteticen tu historia

de madrugada sin sueños,

de herramientas y molinos

en el taller paternal.

No quisiera que mi canto

se entienda por rebeldía,

ni tampoco por protesta,

simplemente es realidad;

es la impotencia de todos

los que forjaron mi Patria,

y que hoy por ser ancianos

ya no pueden darle más.

 

Cantado:

Dejaste aquellas lejanas tierras,

soltaste tu vuelo de soñador,

llegaste a nuestra tierra naciente

y con manos laboriosas

construiste mi nación.

 

Le diste a ella toda tu vida,

tu esfuerzo de humilde trabajador,

echaste tus raíces en mi suelo

y formaste tu familia,

de honradez, tesón y amor.

 

Y hoy vivís prestado, revés del destino,

con una limosna que el Estado da.

Dónde quedó el sueño

de las madrugadas

que te levantabas para trabajar.

Abuelo, es triste el llegar a viejo

siendo solamente un jubilado más.

 

No llorés abuelo ante la injusticia

de vivir pensando si vas a cobrar;

ahora sos estorbo, ya estás jubilado,

entregaste todo, nada podés dar.

Tal vez ,algún día, llegará un honesto

que piense un poquito en tu dignidad...

ZAMBA A CAPITÁN BERMÚDEZ

 

(recitado)

Vos sabes Bermúdez

que me han preguntado

por qué no te nombro

con una canción.

Busqué la respuesta

en este encordado,

y hallé las palabras

en el corazón.

Llegué en un verano

de chicharra y soles,

atrás dejé el pago

junto a mi niñez,

y aquí eché raíces

desde mis entrañas,

con mis tres retoños;

Capitán Bermúdez,

he vuelto a nacer.

 

(cantado)

Capitán Bermúdez... llegué casi niño,

en un mes de enero, del pago natal,

y aprendí a quererte siendo forastero,

tu estampa de obrero, ciudad laboral.

 

Pasaron los años y aunque pude irme,

elegí quedarme y hacer mi nidal,

y a vos entregarte los pichones nuevos,

con mis tres retoños te quiero ayudar.

 

Tus gringos te dieron la fuerza y la lucha,

de ellos he aprendido a perseverar,

y aunque a veces pienso darme por vencido,

al mirar los hijos, lo vuelvo a intentar.

 

Poquito te ofrezco, pero mi garganta,

mientras tenga fuerza por vos va a cantar,

pintando el paisaje, nombrando a tu gente,

diciendo verdades de tu realidad.

 

Ya no sos la misma que en aquel verano

se alzaba pujante junto al Paraná,

tus grandes industrias se fueron cerrando

y está agonizando el cordón industrial...

Ojalá que vuelvas, como aquel entonces,

a ser la esperanza de mi litoral.

SENTIMIENTO NACIONAL

DE IDENTIDAD

(Relato)

 

Arrimate hermano,

no tengás vergüenza,

toco la guitarra, sabés,

y como un antojo

sigo venerando

con algunos versos

esta noble tierra.

A veces comento

para mis adentros

si vale la pena;

si sirve para algo

luchar con palabras

por nuestra bandera.

Si no me equivoco

pensando que un pueblo

solamente es libre

cuando hay tradiciones

que nutren sus venas.

De esas tradiciones,

que muchos patriotas

nos dieron de herencia

nos queda muy poco;

y casi no alcanza

para que pensemos

en soberanía

o en independencia.

Como camalote

que arrió la corriente,

vamos de bajada

sin echar raíces

y sin dejar huellas

para los que vengan.

 

Hasta en la pantalla

que educa a mis hijos

se ríen de lo nuestro

sin que a nadie importe

que a tanta insolencia,

se le pongan riendas;

si al final y al cabo,

la ley del consumo

trata de borrar

de nuestra cultura

lo poco que queda.

Sería mejor.....

seguir la corriente

que nos coloniza

y así como muchos

con menor esfuerzo

alcanzar las metas.

Pero es muy difícil

con los treinta años

que hirven en mis venas

bajar la cabeza

y entregar mi orgullo

de sentirme dueño

de ésta, nuestra tierra.

Por eso me envuelvo

de celeste y blanco

cuando en desveladas

cuento a mi guitarra

todas las vivencias

que mi pecho encierra.

 

Algunos dirán...

que por qué me quejo,

si después de todo

nadie me condena

a esta identidad

de ser argentino,

defensor del criollo

y las cosas nuestras.

Son tiempos de cambios...

otros ideales

entran en la escena,

y .. al abrir los ojos,

la cruel realidad

me muestra a mi Patria

que entrega su gloria

por otra extranjera.

Parece mentira

pero así es la cosa,

valorar lo nuestro

produce vergüenza;

y a mí de impotencia

me llena de pena.

A veces, le juro,

mi simple poesía

en esta guitarra

veo que se revela;

y ya no contengo

la bronca enjaulada,

y suelto verdades

que pocos escuchan,

porque las verdades,

las verdades... amigo,

no siempre son buenas

en los festivales,

el no pedir palmas

marca diferencias,

y .. si el canto opina

a veces molesta.

 

Pa’ peor el folclóre

perdió su vigencia,

tan sólo se acuerdan

de los guitarreros

cuando hay festivales

de beneficencia.

Y ahí viene lo ingrato,

no por el reparto,

uno sabe bien que ...

cuando se abraza

a esta caja que suena

realmente lo siente;

y no hay para el pago

de los sentimientos

todavía acuñada

ninguna moneda.

Lo injusto, mi amigo,

no es tanto la plata

que a veces ni alcanza

pa’ comprar las cuerdas;

lo realmente ingrato,

son esas esperas

tras del escenario

que nos habilita

a poder decir,

a poder nombrar

cosas de la tierra,

cuando... está bien claro

en muchos lugares,

que el sentido

es que venda el buffet;

así se consigue

sacar diferencias.

Y en el escenario,

con quince minutos,

que se desgarganten

los que colaboran...

y si no hay silencio,

que hagan lo que puedan.

 

Es poca la gente

que al pasar las doce

se queda en la fiesta;

y allí estamos todos

los que siempre estamos

pechando en la huella,

tan sólo un puñado

de los que se juegan

en esta trinchera.

Le juro mi amigo,

que es tanta la angustia

que pienso , no sirve,

no vale la pena

dejar la familia

y andar desvelando

tras esta guitarra,

soltando en los versos

la verdad hecha canto

que arde entre mis venas.

Pero sabe amigo,

que todos tenemos

por los ideales

una lucha eterna,

y esta es la labor

que hoy me condena;

sembrar la palabra

en estas seis cuerdas,

para que mis hijos

tengan tras mis huellas

lo más grande y puro

que queda de herencia:

una identidad ,

que marque su esencia

de ser argentinos

y que no den vueltas

como tantos otros

como una veleta.

 

Por eso, aunque es duro

mantener en alto

a nuestra bandera,

me juego por ella;

y ando resignando

horas de descanso

por mi humilde sueño

de querer la tierra.

A veces la radio,

hace que desvele

y otras que trasnoche;

buscando en el dial

lo no comercial,

quizás lo prohibido

en tiempo de zambas

de huella y milonga

o de chacareras;

que nombra regiones

de la Patria entera.

Tragando saliva,

aprieto los dientes

y así saco fuerzas,

porque por la Patria

nunca hay que rendirse

y aunque algunos muchos

callen sus guitarras,

porque no convenga,

yo la afirmo al pecho

y digo en mis versos:

que vale la pena

recordar la historia

de los que quedaron

abonando el suelo,

donde los trigales

sacuden al viento

las rubias melenas.

 

Que allá en las heladas

Soledad y Malvina,

un campo de cruces

muestra a mis hermanos

contemplando al cielo...

desde sus trincheras.

Que no existe pueblo

que se sienta libre

si no echó raíces

para los que vengan.

Porque nuestros críos

no tendrán futuro

en la Patria nuestra,

si no es Argentina

la enseña que flamea,

no en el alto mástil,

sino en sus cabezas.

 

Que, aunque los vientos

que soplan de afuera,

hagan que me afirme

igual que el raigón

contra la corriente

que nos atropella;

seguiré con fuerzas,

por nuestra cultura,

defendiendo al criollo

y las cosas nuestras.

Porque en este viaje

de guitarra y letras,

aunque a veces haga

un alto en la huella,

al mirar mis hijos

encuentro el motivo

de renovar fuerzas

y seguir pechando esta vocación

que llevo enjaulada

en estas seis cuerdas.

Por la libertad,

por nuestra familia

y por nuestra Patria

te lo juro hermano...

seguiré dejando mi tiempo

en las letras.....

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ESTROFAS

 

P A R A

 

PENSARLAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL HOMBRE

 

El hombre tiene en la vida

dos armas para luchar:

una, aprender a escuchar

hilvanando el pensamiento;

la otra , hallar el momento

en que hay que largarse a hablar.

 

EL VIEJO

 

Tiene la experiencia el viejo

y el joven fuerza al luchar.

Del viejo hay que respetar

por sus años el saber,

y del joven entender

la necesidad de andar.

 

EL SENTIMIENTO

 

Hay un bolsillo en la vida

que nadie pudo llenar,

nunca se podrá vaciar

porque late en nuestro pecho

y a veces nos da el derecho

de explicar el verbo amar.

 

EL ALABADO

 

Alabarse es el escudo

para tapar las flojeras,

hay quienes gritan pa’afuera

ser señor entre señores

y acaban siendo los peores

cuando su imagen se altera.

 

LA SABIDURÍA

 

La sabiduría no es ciencia,

es el arte de explicar;

de nada vale estudiar

y ser duchos en cultura,

si le ponen cerradura

cuando alguien va a preguntar.

 

 

LA ESPERA

 

Que el que espera desespera

dice un dicho popular,

por la impotencia evitar

uno se larga buscando

y por andar deambulando

la espera suele alargar.

 

LA CONDUCTA

 

La tranquilidad se logra

por nuestra propia conciencia,

ella rige la existencia

y cada paso que damos;

por eso cuando pensamos,

bueno y malo diferencia.

 

LA CODICIA

 

La codicia y la avaricia

son dos cosas parecidas,

avaricia es no me pidas

porque tengo que guardar;

y la codicia es desear

sin límites ni medidas.

 

LO COTIDIANO

 

En las cosas cotidianas

encontramos la verdad,

no conozco Facultad

que nos enseñe a vivir,

cada día hay que rendir

para poder aprobar.

 

LA ENVIDIA

 

La envidia carcome tanto

que el hombre que la practica

a lo ajeno se dedica

y se olvida de lo suyo,

en su quinta crece el yuyo

por mirar la que critica.

 

 

 

 

 

LA INJUSTICIA

 

Injusticia es la impotencia

de no poder sentenciar,

no se puede desterrar,

tal vez porque el ser humano

tiene tan sólo dos manos

para abrazar todo el mar.

 

LA ESPERANZA

 

La esperanza es la caricia

que consuela nuestro mal,

y aunque sigamos igual

nos empuja hacia adelante,

nos obliga a ser constantes

y no nos deja aflojar.

 

LA PREVENCIÓN

 

Para el hombre prevenido

nada le cae de sorpresa

porque ya está en su cabeza

qué es lo que puede pasar,

con tiempo de organizar

se tiene mayor certeza.

 

LOS HIJOS

 

Si los hijos son las huellas

que en esta vida se dejan,

¿por qué hay padres que se quejan

de los hijos descarriados?

Será porque no han trazado

sus propias huellas parejas.

 

LA MENTIRA

 

La mentira es la tiniebla

que los hechos desfigura,

pero la verdad es tan pura

que aunque tarde en su llegada;

ha de dejar desterrada:

mentira, engaño y duda.

 

 

 

 

LA RAZÓN

 

Muchos pelean a veces

para tener la razón,

discuten su posición

sin escucharse siquiera;

y hasta a veces pareciera

que la gana el más gritón.

 

Pero algunos, más pensantes,

no se desbocan gritando;

pacientes van madurando

el saber de la verdad,

y al pintar la realidad

todos quedan cabeceando.

 

LA PALABRA

 

Hace años la palabra

era el mejor documento,

al ir cambiando los tiempos

se fue dejando de lado;

muy pocos la han conservado,

para otros la llevó el viento.

 

EL PEDIGÜEÑO

 

Anda siempre el pedigüeño

buscando oportunidades,

todo sirve y todo vale

cuando le viene de arriba,

no importa gastar saliva

si con las suyas se sale.

EL MEZQUINO

 

Es cauteloso el mezquino

cuando alguien se le arrima,

para adentro se imagina

qué es lo que anda precisando,

la excusa va madurando

para sacarlo de encima.

 

 

 

 

 

 

 

LA TRISTEZA

 

Tristeza tenés la suerte

que te entierre la alegría,

qué triste ha de ser si un día

no hay alguien para sepultarte,

con la pena has de quedarte

llorando por tu agonía.

 

LAS METAS

 

Cada cual tiene una meta

que lucha por alcanzar,

y se las suele ingeniar

para encarar el camino;

es importante el destino

y hay que saberlo ayudar.

 

Alguno juega su suerte

al esfuerzo cotidiano,

es su lucha mano a mano

con cada día enfrentado;

su ideal es ser honrado

y su logro ser humano.

 

Otro trepa sin barreras

alcahueteando y chismeando;

por no llegar caminando

a subir los escalones

se arrastra por los rincones

y se distingue hablando.

 

Pero al llegar al final...

con la meta ya alcanzada,

del honesto queda anclada

su actitud en las memorias,

y el otro pasa a la historia

como persona "arrastrada".

 

LA CULPA

 

La culpa puede esconderse

si uno así se lo propone,

con mil excusas dispone

quedar limpio ante la gente,

pero por dentro la mente

remuerde por los rincones.

 

 

EL GENTIL

 

El gentil parece a veces

ser flojo ante el prepotente,

mas el hombre inteligente

los suele diferenciar,

con el gentil dialogar;

y al otro bajar los dientes.

 

EL FANATISMO

 

El fanatismo enceguece

defendiendo posiciones,

nunca se escuchan razones

que doblen sus ideales,

y es el mayor de los males

que a las personas carcome.

 

EL PORFIADO

 

El porfiado insiste tanto

para su meta alcanzar

pues no sabe resignar

su intento de persistir;

de tanto y tanto insistir,

su porfía ha de lograr.

 

EL SINCERO

 

El sincero corre el riesgo

de ofender con la verdad,

obrar con sinceridad

produce a veces recelo,

mas siempre queda el consuelo

que el engaño hiere más.

 

EL PROCEDER

 

Los procederes se cambian

con la edad o la circunstancia,

la conducta es la constancia

de manejarse parejo,

y es nuestro actuar el reflejo

de la auto vigilancia.

 

 

 

 

 

EL ODIO

 

El odio nos roba siempre

la capacidad de amar,

mas cuando hay que negociar

por odio o indiferencia,

la segunda es la sentencia

que más suele molestar.

 

EL CHISMOSO

 

Del alcahuete y chismoso

el vecindario se queja,

pero la cosa es pareja

y según como se mire,

pa’ que el chismoso se inspire

siempre hace falta una oreja.

 

LA FELICIDAD

 

La felicidad es el estado

del equilibrio total,

para todos es igual,

desde el pobre al poderoso,

los dos han de estar gozosos

en este tiempo carnal.

 

Mas llegar al equilibrio

nunca resulta sencillo

-pues no lo logra el bolsillo-

y aunque lujoso en sus bienes,

el rico a veces no tiene

lo que al pobre le da brillo.

 

LA MALDAD

 

La maldad nació en el mundo

cuando al hombre Dios creó,

quizás fue porque pensó

que dándole a decidir,

mejor podría elegir

él que su intento entendió.

 

 

 

 

 

 

 

EL RENCOR

 

El rencor es un recuerdo

de quién ha pagado mal,

para algunos es vital

tomar una represalia,

para otros es necesaria

la prudencia de olvidar.

 

LA AMBICIÓN

 

La ambición es un impulso

que nos permite crecer.

Mas no es bueno padecer

por demasiado ambicioso,

la frialdad del poderoso

y la ambición del querer.

 

EL EGOÍSMO

 

El egoísmo nos priva

muchas cosas compartir...

se hace aburrido vivir

apresados en lo nuestro,

ser mezquino es el secuestro

de nuestro propio sentir.

 

LA PRUDENCIA

 

La prudencia nos da a veces

la seguridad de actuar,

y así, sin atropellar,

nos hace mirar más lejos,

será por eso que el viejo

nunca falla al opinar.

 

EL ARROGANTE

 

El arrogante se sube

en su propio pedestal,

para él es fundamental

mirar al otro de arriba,

piensa tan sólo en su estiba

que queda solo al final.

 

 

 

 

 

EL MIEDO

 

El miedo es el carcelero

de nuestro propio pensar,

esclaviza nuestro andar

y nos hace diferentes,

se hace dueño de la gente

que no lo sabe enfrentar.

 

EL CORAJE

 

El coraje a veces sirve

para este mundo afrontar,

mas no siempre al corajear

uno sale victorioso,

y vemos al temeroso

al corajudo enterrar.

 

LA PACIENCIA

 

La paciencia es la templanza

de hallar la oportunidad,

el actuar con claridad

nos permite ser certeros,

pues no siempre los primeros

consiguen su voluntad.

 

LA IMPOTENCIA

 

La impotencia estalla siempre

cuando menos se lo espera,

ella atropella hacia afuera

y al hombre lo descontrola,

la fuerza destruye sola

lo que el pensar construyera.

 

LA DERROTA

 

La derrota pesa tanto

que suele causar tristeza,

mas siempre está la grandeza

de asumirse derrotado,

el perder no es un pecado

si se agotaron las fuerzas.

 

 

 

 

LA TRAICIÓN

 

Traición no quiero encontrarte

ni cruzarme por tu suerte,

es preferible perderte

que tenerte entre los bienes,

porque a nadie le conviene

ser traicionado por verte.

 

LA DESPEDIDA

 

No me gasto en despedidas

porque siempre estoy volviendo,

y por andar escribiendo

ando y desando la vida;

y doy por tarea cumplida

cuando usted me esté leyendo.

 

Y será hasta que la huella

vuelva a juntar nuestro andar,

seguro me ha de encontrar

con este sencillo acento,

aferrado al sentimiento

nacional de identidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LÉXICO

Aguacero: lluvia repentina e impetuosa.

Antojo: desear algo.

Atrincheró: resguardó, escondió.

Bicheriada: bicherío, cantidad de insectos agrupados.

Bocón: se refiere al surubí, pez del río Paraná.

Boyando los tarros: se refiere al tipo de pesca con anzuelos que se realiza

en los ríos caudalosos y a la deriva.

Brazo partido: quiere decir entregar todas las fuerzas.

Buffet: expendio de bebidas y comidas.

Caja ‘e bomba: lugar en donde se encontraban ubicadas las bombas

de riego, hoy abandonadas y en ruinas al norte de la desembocadura del

arroyo Monje.

Camino real: viejo camino que unía en antaño poblaciones importantes.

Carau: ave del litoral argentino.

Chacarero: se refiere al hombre que habita en el campo.

Chamamé: tipo de manifestación musical del litoral que significa improvisar.

Changuear: realizar trabajos eventuales por poca remuneración.

Che: expresión popular que impone atención por algo o alguien.

Cresta: cima, cúspide.

Cuerpear: se refiere a afrontar una situación complicada.

Duchos: diestros, expertos.

‘e: deformación de "de".

‘el: deformación de del.

Encordado: cuerda colocadas en la guitarra.

Espinel: línea de la que cuelgan anzuelos en tramos cortos y que se deja colocada

habitualmente durante la noche en el fondo del río para la pesca .

Final y al cabo: deformación de al fin y al cabo.

Greda: tierra colorada, arcilla.

Harinada: deformación de enharinada.

Hirven: hierven.

Mamboretá: insecto, saltamontes en castellano, especie de langosta; en este caso se refiere al nombre

de la canoa.

Palenque: poste donde se atan los caballos.

Patí: pez del río Paraná.

Pa’: deformación de para.

Pa’l: deformación de para el.

Pechando: empujar poniendo el pecho.

Pialaba: retenía, enlazaba.

Porrazo: golpe, caída.

Puñetazo: golpear con los puños.

Raigón: se refiere al tronco o árbol caído que queda encajado en el lecho del río.

Relojeábamos: se refiere, mirábamos de costado.

Sapucay: expresión del hombre del litoral argentino, grito que según su

forma demuestra distintos estados de ánimo.

Tanteó: medir una cosa con otra para ver si viene bien.

Tranco: se refiere a la forma de caminar a paso lento.

Trasmayo: red que se utiliza para la pesca formada por tres mayas unidas

en los extremos laterales.

Ventisqueros: cordón montañoso de la Argentina al NO de la provincia de Neuquén.

Yapa: propina, recompensa por una compra realizada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ÍNDICE

PRÓLOGO 07

POR LA FAMILIA

UNA VIDA EN CUATRO ESTROFAS (Poema) 11

ALMACÉN DE UN PUEBLO CHICO (Poema) 12

EL FAROL A QUEROSÉN (Poema) 15

LA MESA (Poema) 16

ELLA ES (Taquirari) 18

LOS DÍAS SE PASAN (Canción) 19

PINTAME TUS CINCO AÑOS (Canción) 20

ES PARA GUARDARLAS (Poema) 22

CANCIÓN PARA TU LLEGADA (Canción) 23

ADIÓS COMPAÑERA (Poema) 24

A LOS TREINTA Y TRES (Milonga) 25

POR LOS AMIGOS

A VECES ME PREGUNTO (Canción) 29

EN RUEDA DE AMIGOS (Zamba) 30

VOLVERÉ UN ENERO (Zamba) 31

EL CARAU (Chamamé) 32

BOCA DEL ARROYO (Rasguido doble) 33

MAGDALENA (Relato) 34

NUESTRO CANTO (Zamba) 35

PA’ LO QUE GUSTE MANDAR (Chamamé) 36

A DON ONÉSIMO (Vals) 37

ME ESTABA ACORDANDO (Relato) 38

ALLÁ EN EL PATIO DE OSCAR (Zamba) 40

ZAMBA PARA DON EDUARDO (Zamba) 41

CELESTINO Y DOÑA ROSA (Chamamé) 42

A PROVINCIANÍA (Chamamé) 43

COPLAS Y CAMINOS (Chacarera) 44

ZAMBA PARA TU PARTIDA (Zamba) 45

LA SUERTUDA (Relato) 46

CABALGATA (Milonga) 48

POR LOS IDEALES

LA SOBERANÍA (Poema) 51

INDIA TOBA (Relato) 52

CARTA A MI ARGENTINA (Canción) 54

EL GRINGO (Tiempo de milonga) 55

EL DERECHO DE ARGENTINO (Chamarrita) 56

SIGAMOS LUCHANDO (Taquirari) 57

JUBILADO (Canción) 58

ZAMBA A CAPITÁN BERMÚDEZ (Zamba) 59

SENTIMIENTO NACIONAL

DE IDENTIDAD (Relato) 60

ESTROFAS PARA PENSARLAS

EL HOMBRE - EL VIEJO

EL SENTIMIENTO - EL ALABADO 67

LA SABIDURÍA - LA ESPERA

LA CONDUCTA - LA CODICIA 68

LO COTIDIANO - LA ENVIDIA

LA INJUSTICIA - LA ESPERANZA 69

LA PREVENCIÓN - LOS HIJOS

LA MENTIRA - LA RAZÓN 70

LA PALABRA - EL PEDIGÜEÑO

EL MEZQUINO - LA TRISTEZA 71

LAS METAS 72

LA CULPA - EL GENTIL

EL FANATISMO - EL PORFIADO 73

EL SINCERO - EL PROCEDER

EL ODIO - EL CHISMOSO 74

LA FELICIDAD - LA MALDAD - EL RENCOR 75

LA AMBICIÓN - EL EGOÍSMO

LA PRUDENCIA - EL ARROGANTE 76

EL MIEDO - EL CORAJE

LA PACIENCIA - LA IMPOTENCIA 77

LA DERROTA - LA TRAICIÓN - LA DESPEDIDA 78

LÉXICO 81

ÍNDICE 85

 

 

 

 

 

Este

libro se

terminó de

imprimir en el

mes de Diciembre

de 1995, en los talleres

gráficos de Imprenta Fani

Medina s.r.l., calle Cortada

Argentina 56 de la ciudad de

Capitán

Bermúdez,

Pcia. De

Santa Fe, Argentina.

 

 

 

Mario Alessandrini - Figueroa Alcorta 39- Capitán Bermúdez (2154) - Santa Fe - Argentina - TE : 0341-4912833 Correo Electrónico. apulmon@altavista.net